Escoliosis

La escoliosis se define como la desviación lateral de la columna vertebral asociada a rotación y alteración estructural de los cuerpos vertebrales, e implica una deformación de la columna vertebral y la caja torácica.

La probabilidad de progresión de las escoliosis detectadas es menor cuanto mayor sea el niño y su maduración esquelética y menor sea el grado de curvatura.

El diagnóstico de escoliosis se realiza mediante anamnesis detallada (para descartar causas congé-nitas o neuromusculares) y la exploración clínica del tronco. Esto incluye la prueba de la plomada, distintos test para evaluar la flexibilidad general y para evaluar la aparición de gibas costales. Tambien se realizan medición de miembros inferiores. Es sumamente importante por lo antes dicho, que en los controles pediátricos, se revise a los niños sin remera, descalzos y se los haga caminar.
Ante la sospecha clínica de escoliosis se debe realizar radiografía anteroposterior de columna vertebral completa en bipedestación, con el niño descalzo y en su posición habitual. El grado de curvatura se obtiene mediante la medición del ángulo de Cobb. En base a estas mediciones se establece el grado de la escoliosis.

Toda escoliosis genera una alteración biomecánica de la columna vertebral, que en ocasiones llega a ser altamente incapacitante en la etapa adulta, debido a los trastornos degenerativos y dolorosos que provoca.

Desde este punto de vista la RPG se presenta como un método terapéutico altamente específico para el abordaje de la patología postural y en especial de la escoliosis. Sus cualidades de individualidad y globalidad permiten abordar cada caso en sus cuestiones más particulares; de esta manera se logra un tratamiento para cada paciente con escoliosis.

Es imprescindible que para poder contribuir en tal sentido exista un abordaje temprano del paciente y no como ocurre en la mayoría de los casos que toman contacto con el tratamiento cuando el desarrollo corporal a finalizado. Es necesario que la derivación sea precoz, o sea cuando la maduración esquelética todavía no se ha alcanzado. Así, junto con el tratamiento ortopédico -si fuese necesario-, podremos influir de una manera más determinante en el proceso de control y corrección de la curva.

Consejos útiles

- No se debe permanecer mucho tiempo en la misma posición, ya sea de pie, sentado o acostado.

- El escolar realiza la mayor parte de sus actividades en la posición de sentado, por lo que es de gran trascendencia que adopte una postura correcta: debe mantener la espalda erguida y alineada, con los talones y las puntas de los pies apoyados en el suelo y las rodillas al mismo nivel o por encima de las caderas; y sentarse lo más atrás posible, con la espalda apoyada en el respaldo de la silla,sobre todo en la zona dorso-lumbar (si es necesario usar cojín o toalla enrollada en la parte inferior de la espalda).

- Conviene levantarse de la silla y andar cada 45 minutos.

- Para llevar los libros al colegio, utilizar preferentemente “carrito” (y mejor empujándolo que arrastrándolo) o mochilas centrales, que deben ser cómodas, de tirantes anchos y usarla correctamente, es decir, repartiendo el peso entre sus dos hombros y usando cinta o anclaje en la cintura.

- Estimular la práctica de ejercicio físico y deporte, de forma regular.

- Ante la duda siempre consulte a un especialista.